Las personas no quieren leer; quieren saber rápido de qué se trata un contenido. Por eso te recomiendo usar estas tres claves que ayudan a crear mensajes que no pasan desapercibidos.

 

No nos damos cuenta, pero cuando vemos un contenido nuevo, siempre nos preguntamos ¿y esto por qué debería importarme?

Al crear un mensaje, contenido o cualquier comunicación de vaya por escrito, el texto tiene que responder a esa pregunta inconsciente de tu audiencia. Pero también es fundamental que el contenido esté organizado para que pueda leerse.

Entonces, este simple truco de responder tres preguntas ayuda enormemente a crear mensajes claros que comunican y conectan con tu audiencia.

 

Por qué no sirve escribir correctamente

A la mayoría le pasa lo mismo: se esfuerzan en lograr que cada palabra sea apropiada. Y eso está muy bien (evitar errores es el ABC de la comunicación escrita), pero al buscar cumplir ese objetivo se olvidan de otro más importante: cuando buscamos cómo redactar contenidos la clave está en lograr ideas claras.

Y, para lograr claridad al escribir, el primer paso es responder estas tres preguntas muy sencillas:

1. Por qué estoy escribiendo

Suena obvio, pero te sorprendería saber cuántas veces una idea está clara en la cabeza y después se entrecruza con otra. ¿El resultado? Una ensalada de palabras que no generan el efecto que se buscaba porque se mezclan las intenciones de comunicación.

2. Para quién es esto

Dos caras de la misma moneda: lo que quiero decir y para quién. Pensar en quién leerá esto te ayuda muchísimo a crear contenidos más precisos que captan el interés de tu audiencia.

3. Qué quiero comunicar

¿Qué hace tu audiencia cuando no entiende algo fácilmente? Lo pasa de largo ☹️ Definir qué es lo que realmente se busca comunicar antes de poner las manos en el teclado te evita irte por las ramas o perderte en detalles que tu audiencia no necesita (ni quiere saber).

Cómo lograr que lean lo que escribo

Escribir es una cosa y saber expresarse, otra. En mis workshops siempre insisto en que el trabajo está en lograr tener las ideas claras sobre las cuales apoyar la conexión con la audiencia. Porque si no está claro en tu mente ¿cómo podrá entenderse del otro lado?

La escritura no es un don; es una habilidad que se entrena y, cuanto más se conocen los secretos de la redacción, más fácil resulta expresar las propias ideas.

Planificar la redacción de contenidos es clave para generar textos que se leen. Por eso, aunque ya se sepa leer y escribir, la capacitación en redacción se enfoca en comprender las dimensiones de la comunicación escrita donde no solo se busca que no haya errores, sino que se cada texto logre conectar con la audiencia.

ebook-gratis-comunicacion-distancia