¿El secreto de todo buen storytelling? Crear buenos conflictos. Acá te dejo 5 claves para que aprendas a crear lo más importante de tus historias.

 

El conflicto es lo que despierta el interés en la audiencia (sí, nos encanta el chisme), pero un error muy frecuente en storytelling es confundir conflicto con dilemas interiores. Los obstáculos de una historia nacen del desafío que motiva al personaje a moverse, no de sus limitaciones internas (aunque, ciertamente, el conflicto obligará al personaje a sobreponerse a ellas).

Acá van cinco características para lograr crear un buen conflicto:

1. Una razón

El conflicto nace del deseo, de algo que un protagonista quiere alcanzar. Pero tiene que ser lo suficientemente importante como para salir de la comodidad y tratar de lograrlo.

 

2. Riesgo

Si no hay nada en juego, fracasar no tiene mayores consecuencias. Para que tu audiencia conecte con tu storytelling, lo que el personaje quiera alcanzar tiene que tener mucho valor y, perderlo, implicar grandes desilusiones.

3. Dificultad

Un conflicto muy simple no despierta interés porque no genera identificación suficiente. Es cierto que la profundización del conflicto depende del género (por ejemplo, en una comedia, los conflictos se muestran de manera más superficial), pero siempre tienen que tener cierto grado de dificultad.

 

4. Exterioridad

El conflicto tiene que estar por fuera del personaje. No tienen que ver con sus emociones, sino con hechos. Si no pasa «nada» , todo se mantiene ordenado y previsible, ¿genera interés?
Tienen que darse situaciones para que el personaje se vea en la obligación de tomar decisiones y transformarse.

 

5. Transformación

El conflicto tiene que exigir que el personaje se transforme para poder superar los desafíos y, en ese recorrido, evolucionar para vencer las circunstancias.

 

En síntesis, una trama sin conflicto es una sucesión de hechos que no generan conexión porque carecen de amalgama; no van hacia ninguna parte, son solo hechos desafortunados aislados y unidos sin razón.

Entonces, para crear un buen storytelling, hay que crear un buen conflicto, entre otros aspectos a sumar para lograr una buena historia.

 

¿Te gustaría aprender a crear tu propio Storytelling de marca? Te espero en la nueva edición del workshop online >>