Instagram, Linked in, TikTok… nos dan visibilidad, nos permiten conectarnos y nos ayudan a crear reputación de marca, personal o de negocio. Pero a la vez se pueden convertir en un desgaste de tiempo y esfuerzo sin obtener los resultados esperados. A menos que lo hagas con estrategia y buenos procesos.

 

Las redes nao ten fim. Así como el scrolleo es infinito, así de infinito puede ser tu dedicación si no estableces de antemano cuánto, cómo y porqué ANTES de pensar en qué posteo.

Muchas marcas comenten el error de subir contenido a las redes según les surge y sin un propósito claro, solo para mantener su presencia online. Y eso está muy bien, pero, aunque las redes son gratuitas, tienen un costo: ocupan tiempo, cabeza y esfuerzo y, sin estrategia, es igual a malgastarlo.

Si te pasa que creas contenido y te frustra más que generarte un beneficio, lee este post donde te comparto lo que aprendí para que evites el stress de no llegar a postear tus contenidos y que las redes trabajen a tu favor y no a la inversa.

 

1. Cómo tener ideas de posts siempre a mano

 

Cuando se te cruce una idea, por más simple que sea, guardala (no vas a acordarte de todas). No la subas inmediatamente; porque no siempre cuando se te ocurren es el momento adecuado de ejecutarlas.

 

Pero no las dejes tiradas por ahí tampoco, archivalas según los ejes temáticos de tu marca o negocio y guardalas en carpetas que puedas ubicar fácilmente para revisarlas cada tanto. Son una gran fuente de inspiración cuando no se te ocurre nada.

¿Qué guardo yo? Ideas para posteos, cursos que quiero crear, ajustes para mi web… Cosas que creo que pueden hacer crecer mi emprendimiento.

Las guardo en archivos .txt en mi computadora y en el celular anoto las ideas en Keep.

 

2. Viaja al futuro

 

Hacer marketing de contenidos es crear blosposts, posteos, funnels y demás con un objetivo, que puede ser: darte a conocer, conectar con tu audiencia, posicionarte o vender.

Es importante que tengas en cuenta que algo tiene que pasar con ese contenido en relación a tus objetivos, sino será tiempo mal aprovechado porque en las redes todo dura apenas unas horas.

 

¿Cómo hago yo?

  • Abro un calendario y me ubico en el día en que estoy y miro las fechas dos a tres meses hacia adelante
  • Agendo fechas impostergables (feriados, compromisos, días especiales)
  • Defino las fechas de (por ejemplo) un lanzamiento.

No tengas miedo: todo se puede cambiar y deshacer. Es solo un mapa que no está tallado en piedra ni nadie se entera si no se cumple.

 

3. Aplica la ingeniería reversa

Supongamos que quisieras lanzar un workshop a mediados de mes, mínimamente necesitarás una semana para que las personas se anoten, consulten dudas, etc.

Y que antes necesitarás otra semana para ir trazando el tema.

Y que necesitarás otras dos (¡o más!) para generar todo los materiales que necesitas.

 

Entonces ¿llegas a esa fecha?

 

Esta es la razón por la cual al hacer marketing de contenidos de marcas personales solemos trabajar con calendarios trimestrales. No es por querer controlarlo todo, sino porque cada instancia necesita de un trabajo y desarrollo que hay que crear antes de ejecutar.

 

En esta etapa sirve mucho tener un calendario en papel y marcar los días en que van a suceder las cosas. No las tareas que hay que hacer, sino el día en que tiene que tiene que estar lista cada parte de tu estrategia.

Por ejemplo:

Día D: posteo sobre cómo organizar el contenido

Día D-1: diseñar posteo

Día D-2: elegir fotos y optimizarlas

Día D-3: etc.

 

4. El secreto de todo: divide y reinarás

Cuando armas un viaje seguramente algo planificas: elegir la ropa, sacar un pasaje, llevar el cepillo de dientes, llegar hasta el lugar, tener a mano algo para comer en el viaje. Y así.

Esto es similar: se trata de desagregar cada parte del contenido a crear y convertirlo en tareas a cumplir.

Por ejemplo, crear un workshop tiene muchísimas tareas:

  • Armar power points 1, 2 y 3
  • Corregir filminas
  • Redactar cuatro plantillas
  • Diseñar cuatro descargables
  • Subir descargables al drive

 

Cada tarea está escrita porque después viene la mejor parte: ¡TACHAR cuando está completa! Asana me sirve mucho para organizar por cada proyecto e ir marcando cuando completo cada tarea (a veces tira unicornios o focas con alas y es un gran momento).

 

5. El tetris de la vida

Muchas veces toca balancear una gran variedad de temas: clientes, proyectos, casa, vida personal, actividad física y miles de etc.

Entonces hay que definir en qué horarios se puede trabajar en cada cosa. Las tareas repetitivas tal vez se pueden hacer después de almorzar que es cuando menos concentración tenemos y las creativas en tu momento de mayor concentración (a la mañana muy temprano o a la noche bien tarde. Cuando la mayoría duerme, bah). Pero hay que definirlo.

Parece exagerado, pero en realidad sentarte a la computadora y saber exactamente lo que toca hacer es la mejor manera de optimizar tu tiempo.

Uso Google Calendar para esto. Con colores y calendarios alternativos para identificar cada proyecto.

 

7. Crea contenido sin distracciones

Crear contenido necesita de concentración. Si interrumpimos para ver los mails nunca vas a terminar de hacerlo. Entonces agrupar tareas similares es la clave y hacerlo todo junto para concentrarte con el tipo de tarea que estás realizando.

Una buena recomendación al crear contenido para tus redes es separar la redacción de otras tareas y mejor aún trabajar en documentos sin formato (tipo .txt) para evitar distraernos con detalles que luego se resolverán en el diseño. Si de crear contenidos para redes se trata, es muy importante evitar irte por las ramas.

 

7. El tiempo y los recreos

Como dijimos al principio, crear contenidos de marca puede ser una tarea infinita y se hace necesario dimensionarla.

Por un lado se necesita de concentración, pero también de descanso porque crear contenido para tu marca es muy cansador.

Uso estas herramientas gratuitas que no se descargan:

 

Tomato timer: contabiliza fracciones de 25 minutos de foco ininterrumpidos, luego de los cuales te obliga a tomarte cinco minutos de descanso.

Toggl: la uso para medir el tiempo que me lleva hacer cada tarea. Me sirve entender cuánto estimar para la realización de cada cosa y presupuestar mejor al cliente.

Modo avión: nada de celular hasta el recreo.

Libretita de papel: si surgen ideas sueltas las anoto desprolijas para no olvidarme ni distraerme de la tarea.

 

Cuando hago una pausa, miro el celular, muevo el cuerpo u ordeno mi escritorio. Lo que sea para salir de la pantalla.

 

Crear contenidos para tu marca necesita de un método de trabajo para que puedas cumplir con tus metas. Al ser tan intangible, es fácil perderse y por eso es muy importante establecer un proceso.

Como la fabricación de un producto, esto también requiere de un paso a paso y evitar la improvisación porque es ahí cuando se convierte en un peso inmanejable y todo lo que tenías planeado se postergará otra semana más.

 

Si a pesar de estas recomendaciones te pesa ocuparte de los contenidos, te invito a que los dejes en mis manos y aliviarte con mi servicio de Fee Saca Apuros para tener tus contenidos de marca listos y sin agobio.

 

 

Te saco del apuro con tus contenidos