¿Por qué nos cuesta tanto hacer el acerca de mí? Más allá de que a muchos les provoque cierto pudor hablar de sí mismos, el desafío más grande es sintetizar nuestro perfil desde la mirada de quien aún no nos conoce.

Te cuento un secreto que muchos no saben: el espacio del acerca de mí no es acerca de vos, sino que va la audiencia que quiere saber qué soluciones obtienen al contactarse profesionalmente.

Así que sí aún no redactaste tu página de presentación te acerco nueve recomendaciones para escribir un sobre mí que hechice a tu audiencia. Y si ya la escribiste, es un buen momento para ajustarla y que refleje todo tu potencial profesional.

Cómo escribir un buen acerca de mí

¿Qué aspectos hay que tener en cuenta para crear una buena página acerca de mí? Dos conceptos centrales: el objetivo de este espacio es humanizar tu marca personal para generar confianza y reforzar tu propuesta de valor para persuadir a tu cliente ideal.

Es importante que sepas que no se trata de detallar todos tus logros, sino destilar lo que hoy es tu perfil profesional que se ofrece a otros. Como en la contratapa de un libro, el objetivo es lograr una narrativa tuya que invite a conocerte más.

1. Resumí lo mejor de vos = el qué

La primera frase es crucial. El primer impacto que determinará si seguir leyendo o no. ¿Qué es lo que mejor refleja tu tarea profesional? ¿Un título? ¿Un relato personal? ¿El detalle de cómo empezó tu
carrera?

Las opciones para una primera frase pueden ser de dos tipos:

a. Tradicional: nombre, profesión/empresa + qué haces en una palabra.
Soy Mariela, escritora, experta en identidad escrita y fundadora de MG Web & Contenidos.

b. Rompedora: ante la expectativa de la opción habitual, puedes optar por una alternativa que se
salga de la norma. ¿Cómo? Por ejemplo una pregunta o cifra curiosa que tenga que ver con tu
profesión y que despierte el interés.

Por ejemplo, en mi caso: ¿sabías que invertimos el 35% de nuestro tiempo profesional en redactar y que
el 50% de las veces lo que escribimos no se comprende? Invertir en una buena redacción garantiza que tu mensaje impacte en tu audiencia de la manera adecuada.

Ojo, habrá que evaluar el contexto para preferir esta opción de acuerdo con tu audiencia. Y también priorizar la efectividad por encima de la creatividad porque el foco es que siempre lo que comuniques se comprenda.

2. Definí tus servicios = el cuál y el cómo

¿Por qué haces lo que haces? ¿Qué beneficios obtienen los que se conectan con vos y mediante qué
soluciones lo logras?

En mi caso:

Ayudo a marcas y negocios y preparo a profesionales a crear contenidos con voz propia que se destacan entre la multiplicidad de mensajes. A través del asesoramiento en comunicación, creación contenidos y capacitaciones en comunicación escrita ayudo a transformar ideas en contenidos de alto impacto que comunican con claridad y efectividad.

Aunque los servicios los detallarás luego en la página o momento específico, en un acerca de mí debes dejar en claro qué haces y qué ofreces para que se comprenda bien a qué te dedicas.

3. No te limites a una enumeración

No sos un prospecto de un medicamento, ni un robot, tampoco un profesional más. ¿Cuál es tu
superpoder y cómo podrías definirlo?

Aquí se trata de buscar aquellas palabras que mejor te nombran, que te diferencian, que te perfilan como una persona única, un profesional destacado.

Pero atención que no tiene que enfocarse a que sos mejor que los demás, sino que se trata de encontrar las palabras que te hacen único/a para que tu audiencia pueda reconocerte y asociarte a determinadas cualidades.

4. Mostrá tus credenciales

¿Por qué vos? Qué experiencia, formación, clientes y valoraciones recibiste ayudan a construir la
confianza que el otro debe tener para dar el paso y trabajar juntos.

En este apartado se trata de poner en valor tu tarea de la manera más objetiva posible para evitar caer en el autoelogio y moderar la sensación de exposición. ¿Cómo se logra esta objetividad? Mediante opiniones de terceros y datos concretos como tu formación y logros.

Recordá que no es un currículum; no se trata de detallar todo un recorrido, sino de destacar en apenas unos trazos lo más relevante que sustenta tu perfil profesional.

Por ejemplo, en mi caso, una de las experiencias más formativas que tuve fue la de trabajar como
productora de contenidos para televisión, pero como hoy no es relevante en mi profesión, considero
que no es necesario nombrarla.

5. Incluí siempre una llamada a la acción

Ahora que tu audiencia te conoce mejor, ¿no es un excelente momento para conectar? Que toda esa
información no caiga en el olvido, sino que haya sido un buen preámbulo para saber más de vos.
La llamada a la acción es simple, concreta y en tiempo presente: descargar un recurso, suscribirse a una lista de mail, solicitar una cotización, llamar, leer más o lo que permita continuar el ida y vuelta.

6. Valida con otros

Evita caer en la trampa de convertirte en Chandler y busca que los demás comprendan a qué te dedicas;
valida con otros si tu bio se comprende sin ambigüedades.

Busca personas que no sean afectos cercanos, sino pares, colegas y también personas de otras
generaciones y presentale tu “acerca de mí”.

Logra aún mejores resultados

7. Relajate

Cuando nos sentamos a escribir muchas veces nos ponemos rígidos y usamos palabras que no nos
representan. Si es tu caso, busca expresarte con las formas adecuadas, pero sin perder la manera de hablar que te caracteriza.
Hacé de cuenta que le contás quién sos a alguien cercano; después ajusta las maneras de expresarte
para no caer en el error de imitar el lenguaje oral.

8. Invertí en una buena foto

No es una superficialidad, es una necesidad tan importante como mostrar tus credenciales o presentar
referencias. Una buena foto inspira confianza y el acerca de mí tiene por objetivo darte a conocer, pero más aún el de construir confianza y credibilidad y por ello cada detalle debe sumar en esa dirección.

9. Cuidado con estos errores

El acerca de mí no es un espacio para contar tu historia profesional, sino para narrar quién sos en este recorte espacio – temporal. No quiere decir que debas plasmar tus memorias, ni dar a conocer tu privacidad. Es una introducción a tu ser profesional para inspirar confianza y motivar a que te conozcan más.

Pero ¿acaso no nos humaniza volcar algo de información individual? Claro que sí, pero alcanza con unos
rasgos muy breves para priorizar tu quién sos profesional. Dejar algunos detalles de lado no es ocultarlos, sino procurar tu relevancia.

Las palabras tienen un poder inmenso y por eso es tan importante elegirlas con cuidado. Si son muy genéricas, no transmiten información. Si son pocas, no llegan a contar lo suficiente. Si son ásperas, generarán una emoción similar. Si son suaves, fuertes y expresivas, sin dudas lograrán atravesar la pantalla hasta alcanzar a quien te lee.
Tus textos reflejan tu personalidad, demuestran que no sos uno más, sino alguien auténtico.

Aprende a crear tu bio profesional