¿Sabías que el 85% de las oportunidades profesionales surgen de las redes de contacto?

Hablar con confianza y poner en valor lo que haces profesionalmente es CLAVE para que el mensaje esté claro en las personas que pueden conectarte con tu próxima oportunidad.

Cuanto más claramente podamos hablar sobre nuestras cualidades y habilidades, mejor enteradas estarán las personas sobre cómo podrían ayudarte y más te recordarán para recomendarte. Aquí te dejo algunas pautas para mejorar tu pitch personal:

Primer paso: desmantelar el mito de la autopromoción

La autopromoción no es hablar descaradamente bien sobre los propios logros. Se trata de educar a las personas relevantes el valor que tenemos para ofrecerles respecto de su problema a resolver.

Así las personas pueden tomar una buena decisión sobre si quieren o no elegirte.

Segundo paso: perder el miedo a hablar en primera persona

Autopromocionarse da pudor porque nos enseñan a ser humildes y así nos quedamos (a veces toda la vida) esperando a que alguien descubra nuestro valor.

Pero ya sabemos que rara vez funciona así. Y, además, por cada oportunidad que se te presenta, hay otras personas que también quieren lo mismo. ¿Por qué pensar que solo a la suerte le corresponde hacer su parte para alcanzar lo que buscas?

Cuando somos chicos no tenemos problema en anunciar con orgullo cualquier logro como atarnos los cordones; se trata de recuperar eso mismo: hablar con orgullo de los propios logros.

Puede que sientas que no mereces decir ciertas cosas sobre tus logros o tu desempeño, pero si son datos de la realidad, todo será cierto. Entonces ¿qué tendría de malo compartir esa información?

Tercer paso: organizar tu pitch personal

Para dar información clara sobre lo que podemos ofrecer profesionalmente necesitamos olvidarnos de la improvisación. Al principio puede que decir algo previamente pensado sienta extraño; pero se trata de optimizar esa instancia en que las demás personas te conocen por primera vez y que tal vez no se repita.

Y, si el contacto es de manera virtual, tu acerca de de la web, bio de Linked in, extracto de CV o perfil de redes sociales tienen que ser una carta de presentación que te distinga del resto de miles de otros perfiles que ofrecen algo similar.

Entonces se trata de encontrar ese factor específico que te hace singular y narrarlo de manera tal que las personas puedan comprender y luego recordar quiénes somos y en qué podemos ayudar.

Al momento de crear tu propio bio storytelling es importante cambiar el foco y poner el acento no solo en las empresas que confiaron en tu trabajo, sino también todo lo que aportaste a esa experiencia y lo que conseguiste gracias a ella.

Y crear tu historia con la estructura de storytelling que te ayudará a organizar mejor tu pitch personal.

En síntesis, hablar en primera persona puede ser incómodo y hacerlo de manera improvisada es un error. Porque eso no garantiza que sea una manera genuina (ni óptima) de darte a conocer cuando surgen oportunidades de abrir nuevas puertas.

Te invito a crear tu bio storytelling experto que capte tu esencia y deje a tu audiencia con ganas de saber más. 

mujer-sopla-confetti