En tu rutina ¿cuántas veces tuviste que dar un speech de ventas? Aún si te dedicas a esa área, es un tipo de comunicación muy específica reservada para ciertas oportunidades, entonces ¿por qué elegimos el anuncio como la única manera de comunicar nuestra marca?


“No tengo ninguna historia para contar de lo que yo vendo” me dicen siempre que vienen a mi workshop de storytelling. Y, sin embargo, contamos historias en las novedades que compartimos antes de que empiece una reunión laboral, en el contacto diario con las personas que forman parte de nuestra vida o en lo que nos decimos apenas nos levantamos para encarar el día que tenemos por delante.

Sabemos contar historias porque es la manera más simple que tenemos de conectarnos con otros. Pero, al plantear los contenidos de marca dentro de una estrategia de marketing, el storytelling pierde ventaja frente a otro tipo de argumentaciones.

Storytelling como estrategia de comunicación

En un experimento, eBay contrató escritores y escritoras para crear historias alrededor de objetos insignificantes: un destapador oxidado, un peluche sucio, un souvenir atroz. Esas cosas que pocas veces tienen otro destino que la basura o el olvido lograron venderse en cientos de dólares gracias a las historias que esas piezas tenían para contar.

¿Cómo pasó esto? Este ejemplo de stroytelling muestra cómo las buenas historias tienen el superpoder de conectarnos más que cualquier otra forma de comunicación.

Las historias crean valor

¿Las cosas tienen sentido por sí mismas? Sin navegar en profundidades, lo que nos rodea tiene el sentido que logremos darle. ¿O acaso ese peluche que te protegió de las oscuridades cada noche de la infancia no vale más que cualquier otro muñeco del mercado?

Las palabras dan sentido y valor a lo que nos rodea y, de la misma manera, son las historias lo que conectan a las audiencias con tu marca y por eso es una herramienta de marketing tan importante.

¿Dónde estudiar storytelling?

Más que estudiarlo, se trata de formalizar un conocimiento intuitivo para lograr un método que nos ayude a responder la pregunta: “¿cómo hacer storytelling?”

El cómo empezar es una de las primeras barreras que aparecen y por eso es que ayuda muchísimo tener a mano un paso a paso para crear historias. Los “no tengo el don de escribir” y “no se me ocurre nada para contar” dejan de existir apenas logramos entender el mecanismo de funcionamiento de las historias, uno de los focos del curso online de storytelling.

Porque contar historias tiene que ver con entender un mecanismo más que con perseguir la inspiración. Si es posible encontrarle un relato a un souvenir resquebrajado y sepultado en polvo es porque alcanza con prestar atención y saber construir una buena historia.

Storytelling marketing

Storytelling para redes sociales, para email marketing, para la comunicación interna… El storytelling es transmedia y no tiene límites; a lo sumo habrá que adaptar las historias para cada red y formato para generar un storytelling con datos o con fotos, por ejemplo.

Lo importante es tener en cuenta que es una herramienta potente y accesible y que cada vez hará más falta contar con esta habilidad de comunicación.

En un momento en que sobra contenido (tanto malo como excelente), crear piezas que tengan algo para decir es generar más valor a lo que tenemos para ofrecer.

Si te interesa aprender cómo hacer storytelling y aplicarlo a tu estrategia de comunicación, te invito al taller online de Storytelling para marcas y negocios>>