¿Por qué preferimos un producto en lugar de otro si ambos comparten las mismas características? Hay un intangible emocional que nos conecta con determinadas marcas y que nada tiene que ver con lo racional. Eso es el storytelling: lo que un producto representa en nuestra narrativa individual.

 

Somos pequeñas historias todo el tiempo aunque no lo logremos sentir así. Quienes somos, lo que nos gusta, lo que nos representa, todo son narrativas que nos construyen.

Por ejemplo, las pastas del domingo que con tanto cariño te servían al mediodía tenían un sabor insuperable y tal vez eran compradas en esa esquina que juraste nunca pisar porque no se comparaban con las hechas en casa.

Así de fuertes son las historias y el valor que nos transmiten.

 

El storytelling es una disciplina que mezcla narrar historias con marketing para conectar emocionalmente con tu audiencia

¿Por qué es una herramienta tan necesaria en la estrategia de marketing? Porque así como una marca necesita de una identidad visual con un logo para ser identificada, también necesita de una identidad narrativa que permita dejar huella. En especial en el universo digital donde hay superabundancia de contenidos similares que nos impide conectar con cada detalle informativo, pero s[i sí emociones.

Un buen storytelling logra que tu audiencia te elija

Si hay tantas opciones igual de buenas, ¿por qué habrían de elegirte? Muchísimas marcas se presentan como las mejores, las de mayor trayectoria, las número uno, las más innovadoras y es imposible que todas lo sean (por cierto: ¿por qué ninguna se anima a presentarse como la número dos?).

Elegimos una marca por sobre otra no porque sea la mejor, sino según cómo conectamos con ella. Porque elegimos siempre a quienes nos inspiran confianza y nos caen bien.

Contar historias te acerca y genera confianza rápidamente con tu audiencia. Además, el storytelling genera contenidos, temas de conversación, material para subir posteos en redes y generar interacción. Las historias construyen la personalidad de una marca, le dan textura y profundidad que logran sacar a las marcas de un plano bidimensional y así ser diferente al resto.

 

El storytelling facilita la recordación

Según Meaningful Brands, los mensajes que se transmitieron como historias demostraron ser 22 veces más memorables que la enumeración de datos sueltos.

De hecho, el cerebro solo puede retener entre cinco y siete datos o características como máximo, pero tiene una capacidad infinita para recordar detalles que conectaron con alguna dimensión emocional.

Cuando usamos el storytelling en una presentación o al redactar un documento podremos organizar el contenido muchísimo mejor y esto facilitará a la audiencia a prestar atención, comprender y luego recordar la información más fácilmente.

Las historias de marca generan más interacción

La estrategia de marketing no pasa por abrir varias redes sociales sino tener algo para contar y que tu audiencia se acerque.El contenido es el oxígeno de las redes sociales, la materia prima para darte a conocer, generar interés en tu audiencia y lograr conversaciones que permitan a tu audiencia reconocerte y elegirte.

Y el storytelling nos permite tener siempre un tema de conversación, una razón para generar interacción entre tu marca y la audiencia y dejar de ser anónimos en la multitud para pasar a ser una marca reconocible con quien tu audiencia pueda construir un vínculo.

Las historias de marca son una pieza fundamental en tu estrategia de marketing y una herramienta simple y accesible. La dificultad está en desarmar los componentes de las historias que compartimos intuitivamente para poder potenciar esta herramienta de comunicación y nos permita conectar y transmitir ideas.

Te invito entonces a anotarte en la próxima edición del workshop de storytelling para crear historias de marca que conecten y vendan.